CIUDADANOS Y LÍDERES DE NEGOCIOS INAUGURAN COALICIÓN PRO ESTABILIDAD FISCAL DE PUERTO RICO, EN APOYO A PROYECTO 870

Ciudadanos y líderes de negocios inaugural coalición pro estabilidad fiscal de puerto rico, en apoyo a proyecto 870

Proyecto 870 daría a Puerto Rico un camino de recuperación amparado en el Código Federal de Quiebras, poder disponible en todos los estados

WASHINGTON, D.C. – Un grupo de ciudadanos y líderes de negocios preocupados de Puerto Rico y la región continental de Estados Unidos inauguró en el día de hoy la Coalición pro Estabilidad Fiscal de Puerto Rico. La Coalición busca un método justo y balanceado para la solución de la deuda de Puerto Rico, mediante la promulgación del proyecto 870, la Ley de Uniformidad de Puerto Rico con el Capítulo 9 del (Puerto Rico Chapter 9 Equality Act), presentado por Pedro Pierluisi, Comisionado Residente. El proyecto le daría al gobierno insular de Puerto Rico la autoridad de un estado para autorizar a instancias gubernamentales la reestructuración de sus deudas amparadas por el Código Federal de Quiebras. Luis Fortuño, ex gobernador de Puerto Rico; y Eduardo Bhatia, presidente del Senado de Puerto Rico, serán los asesores principales de la coalición. Navigators Global LLC, firma de administración de asuntos generales republicanos, estará a cargo de la campana. Para más detalles sobre la coalición, visite el sitio Web www.es.stability4pr.com.

Después del crecimiento fenomenal en las décadas de los cincuenta y sesenta, la economía puertorriqueña a quedado a la zaga de los estados continentales durante cuatro décadas, y ha estado en recesión durante ocho de los últimos nueve años. Las políticas económicas y el desarrollo nacional e internacional, y la falta de poder para decidir importantes leyes económicas en Puerto Rico han obstaculizado el crecimiento. El territorio adolece de una población y economía decrecientes, una deuda que alcanza los $165 mil millones o aproximadamente el 150% de su Producto Nacional Bruto, un índice de desempleo de casi el 12% — el doble del promedio nacional, con dos quintas partes de los trabajadores potenciales en la fuerza laboral, comparada a más de tres quintas partes en los estados continentales. Además, el 35% de los ciudadanos nacidos en Puerto Rico que están vivos actualmente han emigrado a estados continentales en busca de mejores oportunidades.

El proyecto 870 le ofrece a Puerto Rico un camino a la recuperación, que le permitirá al territorio cumplir sus obligaciones con los propietarios de bonos, y lograr una inversión segura y un crecimiento económico en los próximos años”, expresó Phil Anderson, director ejecutivo de la Coalición pro Estabilidad Fiscal dePuerto Ricocon una deuda superior a los $72 mil millones, un índice de desempleo que duplica el promedio de Estados Unidos, y una economía en contracción, los ciudadanos estadounidenses del territorio necesitan desesperadamente una solución sostenible. Es una política segura para la estabilidad fiscal y el crecimiento económico futuro de Puerto Rico, y además les ahorraremos miles de millones de dólares a los contribuyentes de los estados continentales”.

Puerto Rico ha sido un territorio de EEUU desde 1898, y como tal, el gobierno estadounidense ha sido responsable del bienestar de su pueblo por decreto de la Constitución de Estados Unidos. La mayoría de  leyes federales – pero no todas – consideran al territorio como un estado. El Capítulo 9 del Código Federal de Quiebras autoriza a los estados la opción de propiciar que sus municipalidades se declaren en quiebra. El proyecto 870 no se propone modificar esta ley, sino incluir a Puerto Rico en la definición de “Estado” para este propósito específico. Si se aprueba el proyecto, Puerto Rico podría autorizar a sus municipalidades, que incluyen agencias como las autoridades de energía y transporte, a reestructurar sus finanzas según los términos de las leyes federales. Es preciso aclarar que no todos los estados han decidido ejercer la autoridad, y la mayoría ha limitado la misma. Ese sería también el caso de Puerto Rico.

Sin la aprobación del proyecto 870, Puerto Rico podría caer muy pronto en una crisis presupuestaria que solo podría solucionarse con un enorme rescate otorgado por el gobierno federal”, agregó Anderson.  “La deuda actual de Puerto Rico equivale al 150 por ciento de su producto nacional bruto, y en breve llegará a un punto en que varias entidades gubernamentales del territorio caerán en la insolvencia, como la Autoridad de Energía Eléctrica, impactada especialmente. Un rescate para Puerto Rico igualaría las proporciones de los otorgados a la ciudad de Nueva York, General Motors, o Lehman Brothers. Sin embargo, a diferencia de estos últimos, el débil estado económico actual de Puerto Rico haría casi imposible el pago del mismo”.

La coalición inauguró en el día de hoy un sitio Web y un anuncio impreso en apoyo al proyecto 870. Para ver los anuncios, presione aquí.

Acerca de la crisis de la deuda de Puerto Rico

Anticipándose a su incapacidad de cumplir con todas las obligaciones, el gobierno insular promulgó una ley en junio del año pasado, que habría posibilitado un proceso similar a quiebra de AEE y otros organismos gubernamentales. La quiebra representa un camino para salir de la deuda excesiva, y una forma de atraer nuevas inversiones de personas e instituciones estadounidenses que se beneficiarían con la adquisición de bonos puertorriqueños con intereses libres de impuestos. Sin embargo, en febrero, un juez federal decretó que solo el Congreso puede autorizar el proceso de quiebra de las entidades gubernamentales puertorriqueñas.

Los bonos puertorriqueños son parte integral del mercado bursátil estadounidense. Si no se aprueba el proyecto 870, gran parte de los estadounidenses serán afectados negativamente, en particular quienes han invertido en bonos municipales. Los intereses de estos bonos están exentos de impuestos federales, locales y estatales, lo cual los hace extremadamente atractivos a los inversionistas. Por esta razón, son muy atractivos para los inversionistas. La mitad de la deuda de más de $70 mil millones contraída por Puerto Rico está contenida en fondos de bonos municipales, y 180 fondos comunes de inversión en EEUU y otros lugares del mundo tienen al menos 5% de sus portafolios invertidos en bonos puertorriqueños. El 2013 fue el peor en la historia de los fondos de bonos municipales, debido en gran medida a la crisis económica en Detroit y Puerto Rico. Aunque posteriormente Detroit se declaró en quiebra, importantes municipalidades y corporaciones gubernamentales de Puerto Rico no han podido hacerlo, porque el territorio no es elegible como estado según el Código Federal de Quiebras.

Los problemas económicos y presupuestarios de Puerto Rico provocaron la devaluación de los bonos del territorio al estatus de “chatarra”. En febrero de este año, el Servicio de Inversionistas de Moody’s degradó los bonos de obligaciones generales de Puerto Rico, indicando que “la perspectiva de Puerto Rico sigue siendo negativa (…). Los esfuerzos por tener acceso al mercado de capitales, si tienen éxito, podrían impulsar la liquidez a corto plazo, pero no resolverán el estrés económico y fiscal fundamental”. Si Puerto Rico no puede cumplir con sus obligaciones financieras y sus pagos pendientesestá garantizado que incontables inversionistas estadounidenses perderán dinero.

Importantes firmas de inversiones, agencias de calificación crediticia y economistas están convencidos de que la aprobación del proyecto 870 le proporcionaría a Puerto Rico la herramienta necesaria para recuperarse de su terrible situación económica, y cumplir sus obligaciones con los inversionistas estadounidenses.

Para más detalles sobre la Coalición pro Estabilidad Fiscal de Puerto Rico y el proyecto 870 visite http://es.stability4PR.com.